Aprueban ley de ‘comida chatarra’

El etiquetado deberá ser de alto impacto preventivo, claro, visible, legible, de fácil identificación y comprensión para los consumidores

En su último debate, el proyecto de ley de la ‘comida chatarra’ o etiquetado frontal fue aprobado por la plenaria del Senado de la República.

El objetivo del proyecto era lograr una etiqueta en productos comestibles y bebibles que informe sobre qué es lo que contienen, esto para «proteger la salud de los colombianos», dijeron los ponentes.

Ese etiquetado deberá ser de alto impacto preventivo, claro, visible, legible, de fácil identificación y comprensión para los consumidores, con mensajes inequívocos que adviertan al consumidor de los contenidos excesivos de nutrientes críticos.

Así las cosas, alimentos y bebidas que tengan cierto nivel de procesamiento que supere los umbrales establecidos por el Ministerio de Salud deberán cumplir con esta ley y advertir a los consumidores.

Aunque la  ponente original del proyecto, la senadora conservadora Nadia Blel, no pudo estar presente para explicarlo debido a que entró en trabajo de parto horas antes de la sesión del Senado. En su reemplazo actuó el senador por ‘la U’ Jorge Ritter.

“fue muy difícil, hubo toda una ofensiva para aprobar el proyecto quitándole lo más importante, sigue la conciliación que parece un asunto formal, pero ahí estará la diferencia. Una lucha muy dura por la alimentación saludable”.

Según Juan Luis Castro Córdoba, del Partido Verde, “alrededor del 44 % de las muertes de América Latina son causadas por hipertensión arterial, sobrepeso y obesidad. La mala alimentación se debe, en gran medida, a la amplia distribución y comercialización de alimentos y bebidas ultraprocesadas. Esta iniciativa ha sido aprobada en Chile en 2016, no se quebraron las tiendas y comenzaron a vender productos más saludables. El objetivo es promover entornos alimentarios saludables”.

Además, advirtió que “el etiquetado frontal no prohíbe el consumo de ningún alimento, no interviene en los precios de venta, y no va en contra ni de la industria ni de los tenderos”.

Publicidad