CEPAL propone canasta básica digital a hogares sin conectividad para enfrentar los impactos del Covid-19

Foto: CEPAL.org
El informe plantea una canasta básica de tecnologías de la información y las comunicaciones a todos los hogares, con un costo anual inferior al 1% del PIB.


La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), planteó por medio de cinco líneas de acción, cimentar una sociedad digital inclusiva. La propuesta exhorta a fortalecer la cooperación digital regional, promover la transformación productiva, progresar a un modelo de gobernabilidad que garantice un ‘Estado de bienestar digital’ con la protección de derechos económicos, sociales, laborales y así mismo que promueva la igualdad.

El informe titulado Universalizar el acceso a las tecnologías digitales para enfrentar los efectos del COVID-19, formula que los países de la región garanticen una canasta básica de tecnologías de la información y las comunicaciones, compuesta por un teléfono inteligente, un computador portátil, una tableta y un plan de conexión para los hogares no conectados. El costo de dicho beneficio podría ser a un costo anual inferior al 1% del PIB.

El comunicado expone que las tecnologías digitales han sido base para el funcionamiento de la sociedad y la economía durante la crisis de la pandemia provocada por el Covid-19. Demostrando una apertura en el mundo digital, al paralizarse físicamente los sistemas. Sin embargo, el acceso a la salud, educación y empleo han sido limitados, lo que ha provocado un aumento en las desigualdades socioeconómicas.

Según el documento, en el año 2019, solo el 66,7% de los habitantes de la región tenían conexión a Internet. El otro porcentaje presenta un acceso limitado o no tiene acceso a las tecnologías digitales a causa de su condición económica y social, especialmente por la edad y localización. Además para ese año se presentó que las diferencias en la conectividad entre la zona urbana y la rural son significativas. Pues, el 67% de los hogares urbanos goza de una conexión a Internet, mientras que en las zonas rurales solo el 23% de las viviendas acceden a la red.

La educación virtual es el flagelo que más tomó auge en época de la pandemia por el virus, pero solo 54% de los niños y niñas de entre 5 y 12 años, hacen parte de hogares con acceso a la conectividad, convirtiéndose en una barrera al derecho a la educación.

El acceso de los hogares a los dispositivos digitales es también desigual en la región: mientras que, entre el 70% y el 80% de los estudiantes en los niveles socioeconómicos más altos tiene computadoras portátiles en sus hogares, solo entre el 10% y el 20% de los estudiantes pertenecientes a los quintiles de menores ingresos cuentan con estos dispositivos.

Fuente: Prensa Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)

Publicidad