Norte de Santander se prepara para la temporada de lluvias

Deslizamiento de tierra, desbordamiento de ríos y daños materiales se han presentado en diferentes municipios del departamento.

Inició en el territorio nacional la primera temporada de lluvias 2021, se espera una condición de precipitaciones por encima del promedio a finales de marzo y, cercana a la normalidad, en los meses de abril y mayo; de igual forma, se prevén torrentes en los departamentos andinos y en sectores de las regiones pacífica y amazónica, esto, como consecuencia directa del Fenómeno de la Niña, el cual se mantendrá hasta mitad de año, según comunicado especial emitido por el IDEAM.

Para esta Semana Santa se pronostican lluvias intensas durante las tardes y noches, con alta probabilidad de actividad eléctrica en los momentos de lluvia intensa. Hasta el momento no se han reportado eventos significativos de pérdidas materiales o humanas en el departamento. Sin embargo, desde la Gobernación del Departamento se están articulando desde ya las respectivas acciones y gestiones ante la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres – UNGRD, continuando así con la tarea de reducción del riesgo de desastres en el departamento. 

Se reportan emergencias por temporada de lluvias en un 15% de los municipios del departamento, principalmente por deslizamiento de tierras y crecientes súbitas. Los Consejos Municipales de Gestión del Riesgo de Desastres se encuentran activos con los miembros operativos del sistema de riesgos para adelantar las visitas de verificación técnica correspondientes a cada alerta generada en los territorios. 

Los reportes generados corresponden a los municipios de Pamplonita, en donde se reventó una guaya del puente Hamaca, afectando el paso de 20 familias; en Durania se generó la afectación de malla vial por deslizamientos; en Ragonvalia, se presentó una creciente de la Quebrada Agua Blanca, sector Villa Calidad; y en El Zulia hubo afectación en la vía de la zona cafetera, vereda El Salto. 

En el sector de Tresbocas, Tibú, se presentó unaumento del caudal de los ríos Tibú, Río Nuevo y Río Sardinata. Este es un fenómeno de tipo recurrente ya que la zona es naturalmente inundable, por lo que la comunidad cuenta con las medidas necesarias para evitar pérdidas materiales. Se prevé que en las próximas horas se presente nuevamente desbordamiento en la zona, por lo que las autoridades locales, organismos de socorro y miembros del sistema de riesgos ya se encuentran en alerta para brindar atención inmediata, ya que los ríos Tibú y Sardinata no han recuperado su cauce normal. 

El municipio de Santiago también reporto pérdida de banca en el sector las Lajas, vía que conduce a la Vereda Cuperena, sector la Salada. En este municipio se informó en las últimas horas la pérdida de tubos que transportan agua de la bocatoma para el suministro del centro poblado, a la altura del Sector del Idema, entre Sardinata y Ye de Astilleros,en el sector de la entrada de San Roque. El paso por la vía se vio afectado por deslizamientos de tierra ocasionados por las lluvias e Invías hizo presencia en la zona habilitando el paso de forma oportuna.


Sin embargo, para atender las emergencias que se están reportando, la Gobernación de Norte de Santander está destinando unos recursos para la atención de puntos críticos en la vía Sardinata – Las Mercedes, la cual se ha visto afectada por las precipitaciones de los últimos días; de igual forma, se está coordinando con los demás municipios para brindar apoyo con banco de maquinaria amarilla gestionado previamente ante la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres – UNGRD, con quienes la Consejería Departamental para la Gestión del Riesgo de Desastres ha venido articulando desde ya las respectivas acciones y gestiones para garantizar la reducción del riesgo de desastres en el departamento.

El Consejo Departamental para la Gestión del Riesgo de Desastres está activo 24/7 para atender a todas las solicitudes de apoyo que generen los municipios, para así articular oportunamente las acciones de competencia en el marco de la respuesta y atención a emergencias.

Recomendaciones para las autoridades:

1. Activar los Sistemas de Alertas Tempranas.

2. Activar y socializar los planes de contingencia municipales e institucionales.

 3. Alistamiento preventivo de las entidades del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres – SNGRD.

4. Monitoreo desde el nacimiento hasta la desembocadura de las quebradas o ríos con mayor recurrencia de eventos o antecedentes de avenidas torrenciales o inundaciones en el área.

5. Realizar periódicamente campañas de limpieza con el fin de prevenir posibles taponamientos. Monitoreo y mantenimiento a las obras de mitigación del riesgo realizadas en puntos críticos de la zona para evitar deterioros o reactivación de dichos eventos.

6. Monitoreo continuo a las zonas de ladera, que representen algún tipo de amenaza, con el fin de identificar cambios en el terreno y tomar las medidas pertinentes de acuerdo a los planes de contingencia. 

7. Fortalecer la comunicación y educación de la comunidad frente a medidas de prevención durante la temporada lluviosa. 

Recomendaciones para la comunidad

1. No arrojar basuras o escombros a las quebradas o ríos.

2. Estar atentos durante los próximos días a los comunicados e información emitida por el IDEAM y las demás autoridades locales y municipales de emergencia.

3. Atender las indicaciones y recomendaciones de las entidades de control, organismos de emergencia y de respuesta.

4. Hacer mantenimiento periódico a la infraestructura de los hogares y lugares de trabajo.

5. Tener a la mano un maletín con copia de los documentos de identidad de cada uno de los integrantes del núcleo familiar, prendas de vestir de recambio, alimentos enlatados, agua, silbato, un radio con pilas y una linterna. Protegerse de la lluvia con paraguas o impermeable y salir abrigado para evitar resfriados. 

6. Conocer y revisar los planes de emergencia, las rutas de evacuación y los puntos de encuentro.

7. No exponerse en zonas de riesgo de inundación y deslizamiento.

8. Prestar especial atención a aquellas áreas ribereñas y zonas de ladera susceptibles a movimientos en masa.

9. No exponerse en zonas abiertas, debajo de árboles y estructuras metálicas altas, toda vez que podrían ser objeto de descargas.

10. Estar atento al incremento del cauce de las fuentes hídricas, en caso de alguna anomalía, advierta a sus vecinos y al consejo municipal de gestión del riesgo de su localidad.

11. Evitar el desplazamiento en momento de presentarse las precipitaciones.   

Redacción: Gobernación Norte de Santander

Publicidad