Programa del ICBF en el Catatumbo podría estar inmerso en corrupción

ICBF
La directora del ICBF, Lina Arbeláez, ordenó abrir una investigación a operadores que podrían estar involucrados en estos casos.

Según la Contraloría General de la Nación, se habrían registrados casos de presunta corrupción en 14 departamentos del país, entre ellos, Norte de Santander, respecto a la entrega de las cestas con alimentos para niños que hacen parte de las diferentes modalidades de atención a cargo del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

Después de generarse las 69 alertas que conoció la Dirección de Información, Análisis y Reacción Inmediata (Diari), que dan cuenta de presuntas irregularidades en la distribución de las raciones a supuestos beneficiarios del programa, los operadores de 38 municipios de esos departamentos están bajo la mira del organismo de control.

Según la Contraloría, fueron detectados casos de acudientes o menores que aparecen en los registros de identificación como fallecidos, tutores con múltiples menores a cargo y contratos con bajos índices de cumplimiento, entre otras anomalías que generaron dichas alertas. 

Lina Arbeláez, directora del ICBF dijo que de llegar a encontrar pruebas, serían interpuestas las debidas denuncias penales y administrativas, para lo cual fue desplegado un equipo técnico que trabaja en la inspección de los operadores.

Leidy Mariana Moreno Vera, presidenta en el área metropolitana de Cúcuta y Norte de Santander de Sintracihobi (Sindicato Nacional de Trabajadores del Cuidado de la Primera Infancia y Adolescencia del Sistema Nacional de Bienestar Familiar), dijo que por fortuna en esta zona de frontera no ha ocurrido nada anormal.

Sin embargo, la autoridad competente investiga presuntas irregularidades en la modalidad denominada medio familiar en Ábrego y otras localidades del Catatumbo, “porque ni siquiera fue en las modalidades de Hogares Infantiles, Madres Comunitarias, ni Centros de Desarrollo Infantil (CDI)”.

La dirigente dijo que se trata de la Corporación Yraka, operador externo que está manejando la zona del Catatumbo, y según ellos “fue error de digitación por parte de las personas que cargan la información porque realmente la señora que aparece con esa cantidad de más de 150 mercados solo recibe tres de igual número de niños que tiene en el programa”.

“Desde la organización sindical y las más de 800 madres Fami y Transitadas afiliadas a Sintracihobi, estamos muy pendientes de lo que digan las investigaciones, porque pensábamos que en Norte de Santander esto no iba a pasar, pero al parecer ocurrió en algunos municipios y esperamos que realmente se trate de un error humano y no de un acto de corrupción que sería una situación grave”.

Leidy Mariana Moreno Vera, presidenta en el área metropolitana de Cúcuta y Norte de Santander de Sintracihobi.

Agregó que por fortuna el Gobierno Nacional presenta la plataforma Betto, una herramienta para fortalecer los servicios para la primera infancia del ICBF, que servirá para darle más transparencia al tema de la contratación, pidiendo a la directiva de Bienestar y a los organismos de control que “deben estar muy atentos porque no se puede salir a decir que fue un error de digitación cuando son muchos los casos y en diferentes localidades del país, porque lo que está en juego es el alimento de los niños más necesitados”. 

La directora regional del ICBF en Norte de Santander, Lilian Amparo Contreras, dijo que este tema ha sido asumido de manera directa por directora nacional Lina Arbeláez, además, aseguró que de acuerdo con el supervisor, han percatado que los niños registrados fueron atendidos con las raciones acorde al sistema que se llama Cuéntame.   

“Lo que dijo la directora nacional es que no se paga hasta que no se legalicen bien las cuentas y las mismas fueron autorizadas por el supervisor, lo que nos hace entender que todo estaba bien por fortuna para el departamento. Entendemos que está en marcha un proceso, y estamos preparados y tenemos todo listo para presentarle a la Contraloría”.

Directora regional del ICBF en Norte de Santander, Lilian Amparo Contreras.

La directora regional dijo que la entidad administradora que opera los servicios es Yraka,  y lo denunciado fue en los municipios de Ábrego, La Playa, Hacarí, Teorma, San Calixto y El Carmen que fueron referenciados por la Contraloría, pero que sin embargo en todo el año no han recibido una queja por parte de la comunidad de esos municipios.

“Sé como ordenadora del gasto es que mi supervisor dice que todo está bien, hemos hecho varias reuniones y encontrado que están las planillas de pago al día, tenemos registros fotográficos, las evidencias están al día, los pagos fueron legalizados, los niños y lo más importante es que no hay una sola queja de la comunidad que es lo que nos genera tranquilidad”. 

Directora regional del ICBF en Norte de Santander, Lilian Amparo Contreras.

Jairo Velandia Barajas, representante legal de la corporación Yraka, dijo que la información que respecta a la entidad obedece a un mal entendido, agregando que quienes trabajan con el Icbf han firmado un compromiso de confidencialidad de información respecto al contrato que tienen, por lo que salga de la operación que cumplen necesariamente es mediante el mismo Instituto. 

“Si hubo una información que salió a los medios fue un tema de mala interpretación de algunos datos o una equivocación en esa información, pero nunca será que nosotros como entidad nos apropiemos del recurso de los niños y niñas. Nuestra información siempre está abierta y dispuesta para que sea conocida por los organismos de control cuando sea necesario”.

Jairo Velandia Barajas, representante legal de la corporación Yraka.

Fuente: La Opinión.

Publicidad