Se fortalecen proyectos productivos para víctimas venezolanas residentes en Cúcuta y Villa del Rosario

Fueron beneficiadas las víctimas que regresaron al país por la frontera colombo-venezolana.

Con la entrega de cuatro incentivos para el fortalecimiento de los proyectos productivos de los sobrevivientes retornados, la Unidad para las Víctimas afianza las iniciativas de negocio que implementan desde el 2019 las víctimas retornadas del exterior que hoy residen en los municipios de Cúcuta y Villa del Rosario.    

Los proyectos productivos fortalecidos consisten en un minimercado y tres emprendimientos de costura, los beneficiarios recibieron insumos para sus negocios además de formación en marketing digital y contabilidad básica, lo que les permitirá mejorar su calidad de vida y las de sus familias.    

La directora de la territorial Norte de Santander y Arauca de la Unidad, Alicia María Rojas Pérez, señaló que desde hace un año la entidad entregó una serie de insumos en bienes, maquinaria y productos a la población víctima retornada de Venezuela para la ejecución de planes de negocio que estuvieron acompañados con procesos de capacitación en temas financieros para fortalecer y contribuir a mejorar sus condiciones de vida tras su regreso al país.  

Los Esquemas Especiales de Acompañamiento (EEA) tienen como objeto complementar, armonizar o flexibilizar la oferta o estrategias estatales disponibles, de forma tal que se pueda avanzar hacia los procesos de estabilización socioeconómica y reparación integral de la población en proceso de retorno y/o reubicación, avanzando gradual y progresivamente en la realización de los distintos elementos del retorno o la reubicación. 

“Para nosotros como Unidad para las Víctimas, es muy satisfactorio ver cómo nuestra población afectada por el conflicto armado está surgiendo con sus iniciativas productivas, apostándole al cambio, transformación social y un mejoramiento de sus condiciones de vida, pero también, en algunos casos, generando empleo. Hombres y mujeres resilientes que con esfuerzo, dedicación y amor se convierten en ejemplo de superación para mostrarle al país que sí se puede resurgir”, dijo la funcionaria.  

Historia de vida 

Tras sufrir las afectaciones causadas por la violencia en el año 2020, Arisabel Meza salió de Colombia junto con su familia rumbo a Venezuela donde permaneció durante 16 años.  

La situación social y económica en el vecino país, la llevó a tomar la decisión de retornar nuevamente a Colombia a mediados del 2018 donde estableció contacto con la Unidad para las Víctimas, inició un proceso de acompañamiento y fue beneficiaria de la entrega de un EEA (Esquema Especial de Acompañamiento).  

Con un proceso integral de capacitación y entrega de recursos para la ejecución de sus proyectos, Arisabel fue una de las beneficiarias de los fortalecimientos entregados en noviembre de 2020: “Gracias a Dios para mí eso fue una inversión que se aplicó a mi taller. La Unidad para las Víctimas nos dio un apoyo a cada beneficiario, allí nos capacitaron sobre el plan de negocio, cómo generar una idea de negocio y con lo aprendido he ido aplicando poco a poco, nos enseñaron el plan de comercialización de los productos, el precio, las promociones y el ingreso al mercado”. 

En la compra de insumos, máquinas de coser y otros elementos invirtió los recursos asignados. “Yo coso para dama y niños, pijamas y vestidos, mi misión es producir prendas de vestir bien confeccionadas de buena calidad para satisfacer a nuestros clientes y así poco a poco ir aumentando la producción cada día más”, explica Arisabel. 

Un año después, la Unidad para las Víctimas, con el apoyo de RET Américas, realizó seguimiento a este proyecto para fortalecerlo con la compra de más maquinaria, insumos y telas, entre otros, elementos con el fin de afianzar este negocio textil que hoy es liderado por Arisabel y su familia, convirtiéndose en un ejemplo de crecimiento empresarial de una mujer víctima del conflicto armado que con sus manos teje sus propios sueños hasta convertirlo en realidad.  

En medio de la pandemia y los efectos causados por las condiciones sanitarias, en el taller satélite, la producción no para, poco a poco se ha ido abriendo espacios en los procesos de comercialización y entrega, posicionando sus productos con diseños y mecanismos modernos de confección.  

Redacción: Unidad para las Víctimas

Publicidad