Primera Oficina de Paz en el Catatumbo

Estará coordinada por ex militantes de la guerrilla, que permite que se pueda dar una articulación directa entre los reincorporados con los demás sectores sociales.

A principios del año pasado la Agencia para la Reincorporación y Normalización -ARN- y ex integrantes del Frente 33 de las extintas Farc residentes en el municipio de El Tarra, plantearon de manera conjunta a la administración municipal de esa localidad del Catatumbo la iniciativa de crear un lugar dónde adelantar acciones en el marco de los planes de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial.

Entre los argumentos expuestos por las personas en condición de reincorporación y la ARN, está el hecho de que El Tarra es receptor de aquellos ex combatientes que tenían arraigo y familia en esa población donde muchos de ellos habían pasado su infancia, “Lugo del proceso, muchos tomaron la decisión de regresar y reubicarse en El Tarra”. explica Yair Díaz, alcalde municipal.

La activación de la Oficina de Paz, que estará coordinada por ex militantes de la guerrilla, permite que se pueda dar una articulación directa entre los reincorporados con los demás sectores sociales y actores que hacen parte de El tarra, agrega Díaz.

En la Oficina de Paz, según lo planteado, facilitará una interlocución directa con diferentes sectores de la comunidad, los ex combatientes tendrán vocería en todo aspecto social, trabajarán con líderes comunales y jóvenes para adelantar trabajo social y resarcir a la comunidad y dignificar a las víctimas. Además, se promoverán iniciativas, visibilizar y apoyar procesos, incentivar la participación en política y aportar en las decisiones que se tomen en beneficio del municipio.

Para el mandatario municipal, la activación de la Oficina de Paz “hace parte del cumplimiento a nivel municipal al Acuerdo Final, para tratar de que entre todos se logre la transformación del territorio desde diferentes escenarios”.

Durante la puesta en marcha de la Oficina de Paz, Yair Díaz manifestó que los ex combatientes que se han radicado en El Tarra, “son personas con todas las condiciones para hacer parte de una sociedad y aportar a la transformación mediante emprendimientos, apuntando a iniciativas productivas a partir del sector agropecuario, lo que les abrirá puertas”.

El acompañamiento para la creación de la oficina, estuvo a cargo de la Misión de Verificación de la Organización de las Naciones Unidas. Su representante en el Catatumbo, Luisa Bosseti expresó su “admiración, felicidad y orgullo de participar de la inauguración de la oficina como única y primera experiencia en región y país, donde el municipio integra dentro de su administración municipal un espacio exclusivo para articular el proceso de desmovilización con la política pública local”. Para Bosseti, “esto es solo el inicio de un trabajo de articulación y acompañamiento para que sea sostenible se logren objetivos y pueda contribuir a la reconciliación y paz en una región como el Catatumbo”.

La Oficina de Paz es desde ahora, un punto de llegada para las personas reincorporadas, las comunidades, la institucionalidad, la cooperación internacional y para quienes están interesados en apoyar procesos de reconciliación.

Eliecer Cardosa es reincorporado, será quien estará al frente de la oficina. Para él, “este momento significa mucho dentro del transcurrir del proceso de paz, es gratificante para el municipio y Norte de Santander. El trabajo de ahora en adelante será articulado con administración y enlace de víctimas para unir fuerzas como era mi sueño”.

Armando Carreño coordinador de la ARN en Norte de Santander, destacó que la puesta en marcha de la Oficina de Paz impacta en el departamento toda vez que es la administración municipal prioriza e implementa formas de jalonar beneficios para la población receptora de ex combatientes y comunidades.

El Tarra, como municipio agrícola, permite una amplia aspiración en torno a procesos productivos, lo que ha interesado a los reincorporados mediante su participación activa desde el campo y otros emprendimientos, generando espacios de reconciliación entre las comunidades y aquellas personas que en un momento pertenecieron a un grupo armado.

Redacción: Radio Nacional de Colombia

Publicidad