Parto en casa entra en debate en el Congreso

parto
Vuelve en discusión al Congreso una modalidad de parto arriesgada pero practicada por muchas mujeres.

Cubrir los gastos por parte del sistema de salud es de los principales pilares en este proyecto, pues las parteras del país expresan que no pueden reglamentar esta materia sin tenerlas en cuenta a ellas, quienes llevan siglos en esta labor con multiplicidad de conocimientos.

La iniciativa llegó en diciembre de 2020 al Congreso, y está a la espera de que, en marzo, los parlamentarios la prioricen en la agenda para iniciar su trámite. Los promotores de este proyecto recalcan en que deben ser tenidos en cuenta a la hora de discutir esta propuesta, porque si bien no hay una norma que prohíba o promueva el parto en casa, argumentan que viven una sanción social por parte del sistema de salud.

Antes de que el Capitolio saliera a su tradicional receso legislativo, Juan Fernando Reyes Kuri, representante a la Cámara por el Partido Liberal, radicó esta iniciativa con el respaldo de 42 congresistas más, en su mayoría rojos, pero también algunos de la Alianza Verde, el Partido de la U y el Centro Democrático.

Según Reyes Kuri, la intención de la propuesta es que el Estado garantice el parto en casa como una alternativa real, al alcance de todas las que decidan ser madres y que genere el entorno para que tomen decisiones libres sobre el lugar dónde parir.

Los problemas a los que hace referencia el congresista son los que se derivan de que la partera no pueda emitir un registro de nacimiento, papel fundamental para que el recién nacido tenga un registro civil, sea inscrito en una EPS y reciba servicio prioritario.

El documento, que consta de 10 artículos, establece que se le debe conceder autorización a la partera para otorgar a los padres del recién nacido un certificado único que dé cuenta de su nacimiento, que sirva para registrarlo como persona viva, hija de sus progenitores, y como documento esencial para el reconocimiento de las licencias de maternidad y paternidad.

También establece que los costos derivados de la atención, cuidado y asistencia del parto deberán ser incluidos en el plan de salud que brindan las EPS.

Así mismo, plantea que las parteras no tradicionales, que las denomina como “matronas”, deberán constituir una póliza de responsabilidad civil, para que en el llegado caso, la mujer siente que la matrona no tuvo el suficiente cuidado, o que actuó con negligencia, debe saber que puede reclamar por ello.

Raimy Ramírez, partera y miembro del movimiento de salud sexual y reproductiva, agregó que la regulación del parto en casa es necesaria, pero no puede negar las particularidades de los partos y del proceso mismo que adelantan las parteras con las familias.

Por ahora, la UTL del representante Reyes Kuri y varias parteras siguen en diálogo para ahondar en el abanico de posibilidades y conocimientos que es la partería en Colombia, y para convocar a mesas públicas de discusión de las que hagan parte más mujeres que se desempeñan en esta labor. Mientras eso pasa, no dejan de lado la importancia de que se tramite una propuesta de este tipo.

Prensa Nacional.

Publicidad