Se reactiva ruta de reparación para víctimas de La Ermita, Buenos Aires y Camilo Daza en Cúcuta

El colectivo 'La Malla', integra las víctimas de los 3 barrios como sujeto de reparación colectiva.

Avanzar en el diagnóstico del daño dentro de la ruta de reparación, es el primer paso para reactivar el proceso con los miembros del comité de impulso del Sujeto de Reparación Colectiva La Malla.   

Así lo expresó la subdirectora  de reparación colectiva de la Unidad para las Víctimas, Luz Marina Durán, durante su visita a la ciudad de Cúcuta, donde se reunió con los integrantes del comité de impulso de este colectivo para trazar la hoja de ruta. “Son mujeres empoderadas, ya tienen en su fase de alistamiento identificado cuál es el objetivo del plan integral de reparación colectiva. El objetivo para el 2021 es que nosotros podamos avanzar en lo que tiene que ver con el diagnóstico del daño, es un compromiso grande desde la Unidad para las Víctimas en avanzar con este sujeto de reparación colectiva en Norte de Santander”, explicó. 

Durante la jornada, la comunidad compartió experiencias con la funcionaria, expresó sus inquietudes y sugerencias frente a la implementación de los procesos de reparación.

“Nos encontramos contentos de tener a la subdirectora en nuestros barrios y la idea  es continuar con este sujeto para volver a reconstruir el tejido social que se ha perdido aquí en nuestra comunidad debido a tanto índice de violencia que se ha vivido por los grupos al margen de la ley”.  

Digna Rosa Ortega – Representante del Comité de Impulso. 

Por su parte, Nidia Suescún, vicepresidenta de la junta de acción comunal del barrio Camilo Daza, resaltó el acercamiento de la entidad y la articulación entre el colectivo y la Unidad: “Una visita muy fructífera, tenemos que aprovechar ese hecho para hacerle llegar todas las necesidades que tenemos nosotros como víctimas y para la reparación colectiva de nuestros barrios”.

La subdirectora de reparación colectiva de la Unidad para las Víctimas llegó a Cúcuta para liderar el plan padrino que implementa la entidad con las direcciones territoriales donde brindó y socializó los lineamientos de bioseguridad para el regreso gradual a la oficina, así mismo, revisó los avances de los procesos misionales en Norte de Santander y Arauca.   

Por último, Luz Marina Durán lideró una jornada de entrega de cartas a víctimas del conflicto armado en Cúcuta, proceso que se viene realizando de manera gradual en Cúcuta, Ocaña y Arauca para garantizar la salud de las personas afectadas por el conflicto armado y evitar aglomeraciones de las mismas.    

Redacción: Unidad de Víctimas

Publicidad